Esta pieza fue escrita en el 2011 y reescrita en el 2017. El conflicto de Natalia, el personaje principal en la obra; va más allá de una desesperación banal. Sin anestesia, sin diagnosis personal, sin ninguna introspección aparente, los personajes van en la búsqueda clásica de una mejor vida que busca su soporte a  través de, guías espirituales, filosofías ancestrales, un reencuentro con la fe, con lo oculto.

Mariangelic Schärrer Favier

El Feng Shui dice

 ¿Un reencuentro con lo oculto?... ¿Una aparente introspección?

Personajes:

Natalia: Mamá. Es una mujer enérgica, controladora, a veces mal humorada, persuasiva.

Miguel: Papá. Es un hombre sencillo, elocuente, sensible, con sentido del humor y paciente.

Mariana: Hija menor. Es una joven astuta, inteligente, usa Jeans y una blusa sencilla. A pesar de ser la menor de los hijos, es la más juiciosa y reflexiva.   

Renata: Hija del medio. Indisciplinada, contestona, egocéntrica (Rockera).

Erik: Hijo mayor. Estilo hippie, sereno y simultáneamente pragmático.

Rita: Ex secretaria de Natalia. Supersticiosa, retraída (Nada moderna).

Primer acto

Primer Cuadro

(La sala y comedor de un departamento. Sobre la mesa del comedor estará todo preparado para desayunar. Hay cereal, leche, frutas, la vajilla y una cafetera sencilla. La sala estará decorada con un sofá,  una mesa de centro con una televisión. Hay también una pequeña biblioteca con algunos libros esotéricos y la figura de un Buda que también puede ser un cuadro. Miguel está a punto de salir al trabajo y Natalia está sentada sobre el sofá leyendo su libro de Feng Shui).

 Miguel: (Arreglándose la corbata) Mi amor pero... ¿Qué dices? ¿Una cocina nueva? ¡No!... ¿Qué te pasa? Te estás volviendo loquita.

Natalia: (Lee textual de un libro) Mi amor el Feng Shui dice que: „ Uno de los elementos que más importan en la habitación de una casa, aparte del dormitorio, es la cocina, esto afecta la salud y el dinero de la familia”… (Pasa las páginas del libro con gran interés) Oh, y escucha esto: „Mientras más números de quemadores más prósperos podemos ser“.

Miguel: ¿Quemadores de qué?

Natalia: (Fascinada) ¡Los quemadores de la estufa Miguel! ¡Las hornillas!... Que mientras más, mejor ¿Tenemos 4 verdad? Bueno... Necesitamos 8 hornillas.

Miguel: ¿De dónde has sacado tú semejante conclusión? Esos libros no son nada recomendables, ¡Natalia! No creas todo lo que lees.

Natalia: ¡Podríamos pobrar! La vida es una sola y somos energía mi amor, todo lo que nos rodea tiene energía… Debemos aprovechar este antiguo sistema filosófico de supersticiones chinas para organizar nuestras vidas… Si aquí dice que con 8 mejora la economía… ¡Entonces probemos!…

Miguel: Con las 4 que tenemos es suficiente, y deja el tema por favor. Pareces una hechicera descabellada. Cada vez que comienza un día apareces con algo nuevo… más alucinante, más abstracto, más… 

Natalia: ¡Pero Miguel! Cómo hago para hacerte entender que en estos momentos estoy aplicando los conocimientos del Feng Shui para crear un mejor y nuevo entendimiento entre la naturaleza, nuestro hogar y nosotros como familia e individuos. Debemos ocupar de manera consiente el espacio… ¡de allí su origen! Aquí está la fuente de la sabiduría, lo que hemos desconocido durante muchos años… (Le enseña el libro) Aquí está la solución a nuestros problemas... !Deberíamos llegar a ser una familia verdaderamente próspera!

Miguel: (Hablando firme y mirándola a los ojos) ¡Por Dios!... Si somos una familia próspera, en su sano juicio, hasta ahora sanos mentales y físicamente también… ¿Qué más quieres? Agradecida deberías estar... !Tienes todo! (Terminando de arreglar los papeles dentro de su maletín) Bah, primero te encasillaste con el tema de los números y ahora, desde que te saliste de la empresa y no trabajas, asistes a esos cursos de ocultismo que no traen nada bueno.

Natalia: ¡No seas neófito Miguel!... El Feng Shui es el bum de este milenio. Es una nueva filosofía de vida, el arte de vivir en perfecta armonía con todo y con todos…Un paso firme en la transformación del espíritu, en fin...

Miguel: ¿Y qué tienen que ver los quemadores de la estufa con todo esto? La  transformación sucede en el corazón… En los sentimientos y actitudes de cada persona.

Natalia: Muy simple !Escucha bien! Y si lo visualizas es muy lógico. El Feng Shui dice que los quemadores denotan riqueza… En la cocina se determina si hay riqueza o no !Dime qué comes, cómo comes y te diré quién eres!... (vuelve a leer) „Es importante rotar el uso de las hornillas, cocinar en cada una de ellas, porque dejar uno sin utilizar bloquea el flujo de dinero en la familia“... !Y tú sabes! Mejor prevenir que tener que lamentar.

Miguel: ¡Si claro! Entonces para aumentar nuestros ingresos tenemos que comprar una estufa con más hornillas de las que tenemos ahora ¡Con 4 no es suficiente! Con 8 hornillas me ascienden en un par de meses o me llega una carta heredando una fortuna… (Imitándola) „Nuestra situación económica pasa a ser verdaderamente próspera“. Claro con muchas más deudas (Pausa. Respira profundo) Pero no te das cuenta que desmontar la estufa, comprar una nueva, moderna, de inducción con 8 hornillas, seguramente ¡Como a ti te gusta!… ¡Cuesta mucho dinero! Es un dinero del que no disponemos en estos momentos !Tú lo sabes! Por favor Natalia, no te encasilles con eso, te conozco y me da miedo.

Natalia: Miguel, pero...

Miguel: ¡No estoy de acuerdo!... Y ahora que estás desempleada mucho menos… Me tengo que ir al trabajo mi amor, y es un mal momento para ponerse a discutir sobre eso, ¿no crees?...

Natalia: Entonces nos tenemos que mudar !Ya te lo he dicho!... He visto varias ofertas de terreno que coinciden perfectamente con lo que estoy buscando. Esta casa tiene mal Feng Shui y según la numerología... (Se lo dice como en secreto, como si se tratara de algo muy delicado) El número de la casa no es el más favorable para familias que deseen triunfar en las financias. (Cambio brusco de actitud) !Tú mismo lo estás experimentando! No tenemos dinero para poner 4 estufas insignificantes… !Por favor Miguel!... Eso es irritante. Ya le tengo el ojo puesto a un terreno y al arquitecto ¡Tenemos que mudarnos!

Miguel: !No comiences con eso por favor Natalia! Ya hemos hablado de lo mismo antes y tú sabes que ahora no podemos ¡Tú lo sabes!... Tenemos muchas otras deudas. Con la compra de esta casa nos hemos tenido que limitar mucho, ese fue el convenio.

Segundo cuadro

(Entran Renata y Mariana discutiendo)

Renata: ¡Te dije que no te la iba a prestar! Si perdiste la tuya es tú problema, no el mío... Y no te quiero volver a ver con mi chaqueta de cuero original ¡Puesta!, OK... ¿Me oyes?... Además, ella no combina contigo, no es tu estilo… Aunque a decir verdad… (Se burla) Tú no tienes ningún estilo... !Peor todavía!

Mariana: ¡Si eres tonta!, sabes que en mi cuarto no te quiero ver revisando mis zapatos, porque si pensabas que te iba a prestar los negros con rojo, te olvidas.

Renata: (La empuja) ¡Cállate la boca, niñita! !Egoísta!

Mariana: (Intimidando) La egoísta eres tú…No soy una niñita y no me quiero callar, soy libre de decir lo que quiera, no te excedas y compórtate como la hermana mayor que supuestamente eres, da el ejemplo. Pareces una bebita con pinta de mujer ruda.

Renata: ¡Soy mayor que tú y tengo más experiencia!

Mariana: ¡Pero eso no te da derecho a tratarme así!... Yo también tengo mis propias experiencias y eso no me hace mejor que tú ni que nadie.

Renata: Me da igual, hablas muchas tonterías...

Mariana: Yo sé que todo te da igual porque todavía no te has visto bien en un espejo.

Renata:  Si eres ridícula...

Miguel: (Finalmente Miguel interfiere en la discusión) Dejen de pelar mis ratoncitas, parecen unas niñas pequeñas, no las reconozco… !Las dos!, vengan acá mis princesas. Un beso para papi de buenos días. (Se abalanzan y le dan cada una un beso casi simultáneamente. Las dos deberán enfrentarse un poco corporalmente para conseguir  dar el primer beso).

Natalia: ¡Mírame esto! ¿Pero qué pasa con ustedes? Necesitamos armonía en nuestro hogar… Miren que yo me esfuerzo mucho para conseguirlo. (Dirigiéndose a Miguel, reflexiva) ¡Claro, Claro! Ya sé, ese costoso juego de cuchillos que  te han regalado y que se expone en nuestra cocina durante estos 8 años… Ellos son los culpables de la discordia que hay en casa (Muy reflexiva) !Estás niñas no paran de pelear! ¡De discutir!... El Feng Shui dice, y este capítulo me llamo mucho la atención que: (va en busca de su libro y consigue la página lee en voz alta) “Mirar constantemente estos instrumentos de lucha en la cocina, como cuchillos. Incitan al desorden y a la violencia”.

Miguel: ¡Lo que faltaba!

Natalia: ¿Lo que faltaba de qué?

Renata: ¿Qué te pasa mamá? ¿Te estás volviendo loca? O nos quieres volver locos a todos nosotros... Desde de que hiciste ese curso de... ¿Cómo se llama?... Feng zui.., Feng jui...Feng como se llame...

Mariana: ¡Feng Shui!. Se dice Feng Shui, Renata.

Renata: !Como se diga, no me interesa! Te has vuelto un poco... (Haciendo gestos de locura).

Mariana: ¿Renata estás insinuando que mamá está loca?

Miguel: Respeta a tu madre, Renata.

Natalia: ¡Ustedes no entienden! !No comprenden!... Necesitamos vivir en armonía, en AR-MO-NI-A… Cualquiera puede volverse loco en una casa tan desorientada como esta ¡No te culpo Renata!...Tengo que canalizar mis energías y las energías de los objetos y los espacios ¡Ustedes deberán adaptarse a los cambios venideros. Aquí nadie tiene la culpa ¡El equilibrio lo vamos a lograr!...Unidos.

Renata: ¡Sí claro!... Armonía, equilibrio… Con la habitación de Mariana en frente de la mía, lo dudo mucho.

Natalia: Eso tengo que preguntárselo al consejero en el curso.

Mariana: (Discutiendo con Renata) Si te molesta mucho ya puedes ir yéndote de la casa.

Renata: ¡Cállate! Dices puras estupideces.

Mariana: ¡A mi no me mandes a callar, ya te lo he dicho!  Manda a callar al amiguito, o novio ese feo que tienes ¡Pero a mi no!

Renata: ¡Feo! Qué risa, estás muriéndote por tener uno igual... Pero quién se fijaría en ti si no tienes ninguna identidad.

Mariana: ¿Identidad?...Ah claro es que la identidad colectiva es lo que te define como persona ¿Piensas que debería ser igual que tú?

Miguel: (Tomándose una taza de café con sofoco) Renata y Mariana, son las 7 de la mañana... Así no pueden comenzar el día mis princesas. 

Natalia: Viste Miguel ¡Eso va a cambiar, cuando nos mudemos!...Con la sabiduría del Feng Shui dispondremos de las habitaciones perfectas, en las posiciones correctas… (Con alegría) Ya verán como todo este tipo de perturbaciones se esfumaran inmediatamente. (Dirigiéndose a las hijas) Niñas, nuestros conflictos no van a solucionarse hasta que papi no acepte que tenemos que mudarnos.

(Renata se sirve algo de cereal,  le pone algo de leche y empieza a comer).

Renata: ¿Mudarnos?... ¡Ay no! A mi me gusta aquí.

Mariana: Mami por favor ¿Por qué tenemos que mudarnos?

Natalia: Ya hablé con Miguel, y él sabe muy bien por qué. Él tiene la última palabra.

Miguel: Por supuesto que tengo la última y la primera palabra, por eso te digo que no sigas con ese tema... ¡Por favor!... Ando algo tensionado… Suficiente con los problemas del  trabajo para también tener que lidiar con los de la casa.

Natalia: ¿Primera y última palabra? Desconocía ese lado machista de ti ¡Te estás destapando!

Miguel: ¡Amor por favor! No quiero discutir.

Renata: Mamá y tu Feng Shui no puede hacer nada para que ésta individuo se desaparezca de mi vista. (Señalando a Mariana que se ha sentado en frente de ella y pica lago de frutas, las va comiendo y hace sonidos al masticar inconscientemente).

Mariana: Qué infantil eres, no sé en que momento vas a madurar.

Renata: No soporto los sonidos de tu boca al masticar, niñita.

Mariana: Todavía no cumples 18.

Renata: Todavía te faltan un par de meses para llegar a los 16 y te crees muy avispada.

Mariana: ¡Más inteligente y avispada, que tú soy!…

Renata: No seas Tonta....

Miguel: ¡Bueno se acabó! Sin groserías, respétense… Terminen de desayunar. (Se dirige a Natalia) ¡Estas adolescentes!... Por favor Natalia ayúdame con la corbata.

Natalia: (Muy preocupada, lo lleva a un lugar retirado de las hijas para que ellas no escuchen) Nuestras niñas se pelean demasiado, desde que Renata cumplió los 15 y Mariana los 13… ¡No hacen más que pelear! Me gustaría crear una situación familiar más armoniosa, eso me entristece, me impide avanzar. Mientras no nos mudemos, tendré que desarrollar a profundidad la práctica del Ba-gua.

Miguel: Es normal, es la edad.

Natalia: La edad no puede ser la única responsable… (Pensativa) Me puedo imaginar que en la casa tenemos una fuga de energía. Eso lo hablamos el martes en el curso.

(Termina de arreglarse la corbata y se aleja. Natalia comienza a hablar en voz baja y se dirige a sus libros de Feng Shui. Los revisa. Miguel agarra algo de comer que este sobre la mesa y a su vez termina de organizar unos documentos que están en su maleta de trabajo).

Miguel: Adiós Natalia (Se despide con un beso) ¿Están listas princesas?...Se terminan el resto del desayuno en el auto.

(Natalia, Renata y Miguel salen de escena).

 

Tercer Cuadro

(Entra Erik con unos libros y un cuaderno que coloca también sobre la mesa. Se debe notar la adulación de Natalia con su hijo menor. Cuando Erik entra a escena Natalia lo ve con ojos de amor).

Erik: ¡Buenos días Mami!

Natalia: Buen día hijo mío de mi corazón, mi campana de viento, chiquitito de mamá, mi cerdito incógnito.

Erik: (Ve los restos que sobran la mesa) Mamá tengo hambre… ¿Esto es todo lo que hay? Yo quiero comerme unos huevos revueltos… ¡Algo caliente!

Natalia: Es que naciste el 10 de Febrero.

Erik: ¿Y eso qué tiene que ver con los huevos?

Natalia: Que según el horóscopo chino, eres un cerdito… ¡Pero tranquilo mi campanita de viento! Yo sé que eres un muchacho aseado, aunque hay días en los que no te bañas, ya llevas 3 días, si no me equivoco… ¡Mira esos cabellos grasosos!

Erik: (Pausa, le quita la mano de sus cabellos y la mira detenidamente) ¡Mama! ¿Estás bien?... Parece que no me escuchaste lo que dije.

Natalia: Sí, te escuche mi chiquito, mis 6 sentidos están siempre alertas… Pero huevos no hay en esta casa, no he tenido tiempo de ir por la compra… Así que cómete esas frutas que están por descomponerse… O ese rico cereal ¡Mira!… ¡Allí está!

 Erik: En estos últimos meses has cambiado tanto... ¡Mami! Necesitas un nuevo trabajo… ¡Urgente! No puedes quedarte desempleada tanto tiempo. Te esta afectando.

Natalia: Mi trabajo son ustedes… Mi familia, mis hijos, no quiero ir a trabajar, prefiero quedarme en casa para enriquecer y transformar nuestras vidas, porque hijo ¡Oye con atención! El trabajo que no se hace con satisfacción produce cáncer, y otras enfermedades en el cuerpo y en el espíritu. Está comprobado científicamente, existen numerosos estudiosos sobre eso ¿Tú quieres que mami se enferme? ¿No verdad? (Vuelve y retoma la lectura del libro de Feng Shui)  Hijo, en este libro se explica cómo activar rápidamente nuestras 8 áreas de....

Erik: (La interrumpe) ¡Mamá por favor, ahora no!... Estoy cansado, no sé como va salir la exposición de hoy. Ayer estuve  toda la noche estudiando, pero el tema es complicado…Me tomo este café y termino de hacer el repaso final. Necesito un poco de silencio.

Natalia: ¿Desde cuándo tomas tanto café hijo?... ¡Ay! Mi niño ya estás grande… ¡Pero hijo escúchame! Ya te lo he dicho… Es mejor trabajar en un sólo sitio, es decir, aquí… (Señalando una esquina)  No en tu dormitorio, ya que el „qi“ de estudio se acumula en un sólo lugar… (Como transportándose) La atmósfera de estudio hace más fácil la concentración, cuando esa atmosfera se pierde se dispersa en el espacio algo que se llama...  

Erik: ¿Eso lo leíste en ese libro? (Desganado).

Natalia: Sí, es Feng Shui, cerdito.

Erik: No me llames Cerdito, no me gusta  y no creas todo lo que lees (Se reincorpora. Bebe o come algo de lo que está sobre la mesa).

Natalia: (Sigue su discurso como si no lo hubiera escuchado) ¡Un globo terráqueo, mi cerdito! ¡Tenemos que comprarlo esta misma semana!... Tengo que colocarlo en el área de la sabiduría del ba-gua, es otro recurso del Feng shui. Esto es usado con frecuencia para ayudar a los estudiantes, así que te lo voy a regalar y voy a colocarlo exactamente... Aquí.

Erik: ¡Mamá! ¿Qué te pasa? Esto ya es exagerado. Te estás volviendo…

Natalia: ¿Loca?… Dilo, estás como tu papá y tus hermanas, ustedes piensan que me estoy volviendo loca. ¡Hijo! este es el ¡bum! del milenio. La mejor solución para nosotros los occidentales...

Erik: ¡Mamá! Cómo puedes creer y aferrarte a una cultura  que desconoces, que apenas estás descubriendo… ¡Qué además no forman parte de tus verdaderos valores o creencias!... No puede ser que ahora haya un buda en esa esquina.

Natalia: Hijo el problema es que no hay ningún problema. Estoy feliz experimentando la sabiduría y conocimientos chinos ¡Quiero ponerlo todo en práctica! Beneficiarme de ella.

Erik: Quieres hacer cosas raras, comprar, remodelar, imponer, cambiar de casa…Porque lo escuché mamá... Nada de eso va a cambiar lo que somos y quiénes somos.

Natalia: Pero Erik, yo lo único que he hecho hasta ahora son cambios minúsculos.

Erik: ¡Sí! ¿El espejo en la puerta de la entrada?

Natalia: ¡Te lo digo! Un departamento con la puerta en frente de otra necesita un espejo. Todo debido al exceso de energía que se genera.

Erik: ¿La flauta con esas cintas de colores a lo largo de la pared?

Natalia: Esa es la posición de la familia-salud.

Erik: ¿Esa idea absurda de mudarnos lo antes posible?...

Natalia: El Feng Shui dice que vivir en la parte media del edificio provee una vida más estable. Vivir como ahora en el último piso o estar en uno de los primeros nos expone a cambios de suerte repentinos.

Erik: ¡Desapareciste el cuadro del tío Carlos!

Natalia: Era un cuadro moderno perturbador, con el tiempo siembran la semilla del conflicto en la casa. Ya tu ves a Mariana y a Renata viven enfrentándose. 

Erik: ¡Esa es la edad!

Natalia: ¡No! ¡Hay algo más!, y eso tengo que descubrirlo… El Feng Shui es la guía. Quizás con un ritual mágico… ¡Modificando las habitaciones como debe ser! (Se queda pensativa) Claro, que aunque no cambiamos de casa, todo es mucho más problemático.

Erik: ¡Mamá! Lo de Renata y Mariana es algo que no puedes evitar, se te olvida que ellas tienen diferentes temperamentos, gustos, estilos… No se llevan bien y punto, cuando crezcan y maduren quizás cambian. Debemos aceptarlas como son y tú debes comunicarte más con ellas.

Natalia: (Cambio brusco. Molesta) !No le hables así a tu madre!

Erik: (Desconcertado) Pero... ¡Si no he dicho nada malo!

Natalia: El tono de voz no me gusta para nada.

Erik: ¡Ah disculpa, mamá!.. Pienso que mejor me voy y termino de estudiar en la biblioteca.

Natalia: (Cambio rápido de actitud, como fascinada) Buena idea hijo, la biblioteca posee energía „qi“ o mejor dicho energía de estudio, así no estarás tentado de ir por  café o llamar por teléfono.

Erik: Cuando yo estudio no hablo por teléfono.

Natalia: Pero ayer lo hiciste

Erik: Le estaba preguntando a un compañero, una duda que tenía.

Natalia: (Toma su libro y lee) El Feng Shui dice: “Una atmosfera de estudio hace más fácil la concentración. Vaya a  la biblioteca más cercana, este sitio posee un qi de energía favorable para el estudiante”.

Erik: ¡Adiós mamá!

Natalia: Adiós hijo ¡Suerte!

Erik: No se dice suerte, se dice éxito. „La suerte es el pretexto de los fracasados“.

Natalia: ¿Por qué dices eso?

Erik: No lo digo yo, lo dice Pablo Neruda.

(Erik sale de escena. Natalia se queda en el escenario. Se cierra el telón o apagón).

Segundo Acto

Primer Cuadro

(Aparece Natalia con un cuadro de Mariposa y unos afiches de Marilin Manson que está rompiendo y tirando en una bolsa. Tocan el timbre y entra Rita).

 Rita: Hola Natalia. Disculpa que no te avisé antes pero necesitaba hablar con alguien. Desde que te fuiste de la empresa...(Derrumbandose) !Ay Natalia! He estado últimamente tan desconcentrada, sin apetito… ¡Fatigada!. Tengo un par de problemas que quiero resolver. Me tienes que ayudar…

Natalia: ¡Ven, siéntate, cálmate!  Tienes que reunir las pocas vibraciones „qi“ que te quedan y ya verás como todo vuelve a funcionar ¿Te gustaría tomar una merengada de fresa con durazno y naranja? Está riquísima (Pausa) por cierto, leí en la revista “Mujer Vigorosa”, que es muy bueno contra la depresión, es preventivo.

Rita: OK gracias. (Rita se queda observando, la nueva decoración de la casa, sobre todo el buda,  hasta que llega Natalia con el jugo) ¡Oye  Natalia! ¿Recuerdas aquel día cuando Carlitos me dejó aquel ramo de rosas rojas y azules en ese envase sicodélico de figuras geométricas?, con mi nombre y un chocolate… (Suspira) ¡Era inmenso, y ese aroma a rosas se expandía por toda la recepción!

Natalia: Sí, eso fue ya hace 10 años atrás ¡Como no recordarlo! El envase sicodélico con esas figuras geométricas y unas arañitas colgando era de muy mal gusto.

Rita: Así es... Ya  han pasado 10 años de eso e Imagínate que todavía no me pide matrimonio! Mira que lo he intentado, le he lanzado mensajes subliminales, he hecho cuanta cosa se me ha ocurrido, lo he vigilado por las noches cuando sale con sus amigos,  para ver si está con Daniel y no con Daniela…Hasta le pregunté, yo misma, lo hice, sin pena ni gloria.  Pero él no está seguro de querer compartir el resto de su vida conmigo ¿Cómo hago para que se decida,  para que me proponga matrimonio?

Natalia: Yo pensé que tú le huías a eso del matrimonio.

Rita: La edad trae sus reflexiones consigo... Además tú sabes que una siempre sueña con casarse, hacer una gran fiesta, invitar amigos y familiares, celebrar una unión. Después de cierta edad… La vida cambia y una necesita estabilidad emocional ¡Yo ya no tengo 35!

Natalia: Pero tampoco estás pisando los 60… ¡Eh, ánimo mujer! ¡Todavía estás a tiempo! Eres agraciada (La mira de arriba hacía abajo), aunque no te vendría mal un cambio de imagen. (Cambiando de actitud)… !Tengo que confesarte algo! ¡Es un secreto…!Ese muchacho no me gusta para ti… ¡Es un picaflor! Se nota que lo que le gusta es picar y volar…!Un mujeriego!…No quiero ser aguafiestas, y sabes que te considero una amiga, por eso te lo digo.  Recuerdo que antes de estar contigo, estuvo con dos ex secretarias de la empresa… ¡Esos mensajeros están hechos bajo el mismo patrón ¡Un sólo modelo! ¡Todos iguales!

Rita: (Desorientada por la pregunta anterior) Sí, el modelo de un mismo diseño que nunca pasa de moda ¡Así como un clásico!... (Algo lerda) !Ah si!... ¿Por qué no me lo contaste antes? ¿Qué era mujeriego? Hasta ahora no lo he conseguido con nadie.

Natalia: (Como en confusión) !Ah... Es que te veías tan ilusionada!...

Rita: ¡Sigo ilusionada! Me quiero casar con él... Te cuento que lo he espiado. ¡Tan tonta no soy!

Natalia: ¡Nadie ha dicho que eres tonta Rita! Aquí entre nos… Algo leí una vez sobre el tema. En un libro de estos leí algo sobre matrimonio.

Rita: ¡Natalia! ¿Me puedes ayudar?

Natalia: ¡Pues claro! Allí sale todo, todo todito todo.

(Empieza a buscar entre los libros de la biblioteca y lee enérgicamente alguno de los títulos).

Rita: ¡Confío en ti!

Natalia: “El poder del Feng Shui en la oficina”… “Espacios abiertos y el Feng Shui”…”Todo lo que se necesita saber sobre el Feng Shui y el amor”… Aquí está… Lo conseguí… Déjame ver el índice… Espera…

Rita: ¡Qué emoción!

Natalia: Y no sólo una respuesta, sino una solución… (Finalmente consigue uno)  Aquí está, sabia que lo había leído en alguna parte:  „Rituales mágicos del Feng Shui, matrimonio dentro de 18 meses“. 

Rita: ¡Wuau! ¿Qué dice?

Natalia: Dice: „Para empezar, pídale a una amiga casada que le dé una copa de cristal, esto le transmitirá energía “qi” de matrimonio... Ojo: Comprar una copa no funciona, deberá pedirla.“

Rita: ¡Ay Natalia! Con las copas tan lindas que tienes, eres la amiga perfecta. Tengo amigas que no tienen copas tan lindas de cristal como las tuyas.

Natalia: ¡Cuenta con eso!... (Sigue leyendo) Escucha lo que dice: „Consiga un anillo de boda dorado, sin importar si es barato. Durante el día mantenga este anillo dentro de la copa de cristal sobre la mesa de noche, junto con nueve granos de arroz, y una cinta roja de 8 pulgadas de largo ó dieciocho centímetros; que no es la misma longitud, pero se utiliza por la influencia del número 8 ó de suerte para el amor“.

Rita: ¡Qué fascinante!  Pero eso de pulgadas y centímetros me confunde un poco. 

Natalia: Tranquila en Internet lo consigues. ¡Hay más!... Aquí dice,  que antes de acostarte, tienes que ponerte el anillo dorado barato, en el dedo, e imaginar que duermes con él como toda una mujer casada.

Rita: ¿Imaginarme que duermo con él, o con el anillo?

Natalia: ¡Con el anillo! Rita. 

Rita: ¡Eso suena muy raro!

Natalia: Raro pero eficaz… Aunque eso de que el anillo sea barato no me convence mucho… Yo tú, me compro uno de oro.  Si después funciona el ritual, con los años se te oxida. ¡Sería muy triste no quedarse con semejante recuerdo!

 Rita: ¿Será que se equivocó el Feng Shui?

Natalia: El Feng shui no se equivoca; se equivocaría el autor del libro. Un error lo comete cualquiera… Si lo haces todo tal como aquí lo explica, no creo que tengas mayores complicaciones.

Rita: ¿Y eso garantiza que me voy a casar?

Natalia: ¡Garantizado!...  Aquí dice que dentro de 18 meses deberás estar casada o haber recibido una propuesta. Pero hazlo con fe Rita ¡Con decisión y determinación!

Rita: !Oye Natalia!... ¿Es verdad entonces que eso del Feng Shui funciona?

Natalia: ¡Claro que funciona!

Rita: ¿Entonces eso del Feng Shui sirve para todo?

Natalia: Abarca todos los aspectos de la vida.

Rita: ¿A qué te refieres cabalmente, con eso de todos los aspectos de la vida?

Natalia: Por ejemplo… El Feng Shui revela dónde deberías vivir o trabajar para atraer la prosperidad, que sitios evitar… Cómo atraer el dinero, cómo activar el amor… Mejorar relaciones personales, fama… ¡Profesión!.... ¡Absolutamente todo!

Rita: ¿Y si te dijera que en la casa siento la presencia de un fantasma? ¿El Feng Shui podría solucionarlo?

Natalia: ¿Fantasma? Desde cuándo tienes un fantasma en casa (Muy seria).

Rita: Después de haber llegado de mis vacaciones… ¿Crees en la brujería? Existen muchas personas en mi vida que me tienen mucha envidia, quizá sea eso…

Natalia: ¡De eso nada! La brujería no existe.

Rita: Pues sí, yo creo que… ¡De que vuelan, vuelan!

Natalia: Aunque pensándolo bien…Puede ser que vuelen, por qué no?… Recuerdo que en uno de estos libros citaban algo sobre fantasmas caseros... ¡Es extraño!... Umm... Déjame ver… (Mientras Rita habla Natalia comienza a revisar los libros de su biblioteca).

Rita: Te cuento... que a veces cuando duermo lo oigo caminar y a veces hasta correr, escucho ruidos extraños y lo más desconcertante… ¡Aterrador!... Fue una noche cuando escuché cómo se cayó un vaso de vidrio y estalló en la cocina. ¡Aparentemente sin ninguna causa lógica!

Natalia: ¡Oh! que horror... !Eso es para espantarse!… Espera (Pausa) Creo que en uno de estos libros podemos encontrar la solución.

Rita: ¡Estaría muy agradecida!.

Natalia: A ver… (ojeando las páginas) ¡Aja! Capítulo quince: “Muchas personas viven felizmente con fantasmas”… ¿Vives feliz con tu fantasma?

Rita: A decir verdad, no me imagino vivir el resto de mi vida con un fantasma, hasta los momentos no ha intentado hacerme nada malo… !Pero no se sabe que puede pasar en el futuro! Tu sabes que la confianza da asco…

 Natalia: Aquí explica que: “Si el fantasma le molesta, debe cambiar la posición de la puerta principal de la habitación donde usted piensa que él habita”.

Rita: ¿Cómo puedo hacer eso?

Natalia: Muy simple, remodelando la casa.

Rita: Pero si no tengo el dinero suficiente, y eso cuesta mucho dinero…

Natalia: ¡Mudándote!

Rita: Pero ahora no creo que pueda, me gusta mi casita ¡La heredé de mi abuela! Necesita un par de remodelaciones pero eso puede esperar…¿No hay otra solución?

Natalia: ¡A ver! Umm... ¡Sí, aquí dice que otra cura celeste consiste en dejar una luz prendida todo el tiempo en la habitación del fantasma!

Rita: ¿Tiene él habitación?

Natalia: Si no lo sabes tú...

Rita: ¡Tengo que prestarle más atención!... Pero si ese fuese el caso, dejar la luz prendida las 24 horas es una exageración, la luz me va a salir muy costosa.

Natalia:  Aquí no dice que tengas que dejarla prendida las 24 horas, pero sí;  cuando tú estás en el departamento y por las noches… ¡Piensa, lo que realmente importa es tu tranquilidad!, ¿o no?

Segundo cuadro

(Entra Miguel alterado sin mirar a los lados, coloca de mala gana la maleta sobre el piso).

Miguel: ¡El colmo! (Hablando para si mismo en voz baja).

Natalia: ¿Qué te pasa Miguel por qué entras así?... ¿!No saludas a Rita!?

Miguel: (Volviendo en si) !Hola Rita!

Rita: Hola Miguel

Natalia: ¿A mi  tampoco me saludas?

Miguel: (Sin mucho ánimo le da un beso con desgano) ¡Hola Natalia! (Sin poder controlar su emoción) !Esto es una locura! Por eso es que las mujeres de dirigentes son un caos, nos llevan a la ruina.

Natalia: !Un momentito! ¿De qué hablas?

Rita: !Habemos mujeres inteligentes y estamos presentes!

Miguel: (Caso omiso a lo que Rita acaba de decir) Pero se tiene qué ser tan cabeza hueca y tan poco profesional para mandar a remodelar todas las oficinas, y parte de la infraestructura por una suma millonaria de dinero irracional... ¡Imagínate! Con la excusa de que esa sería la „mejor orientación” Entre comillas; que traerá más prosperidad a la empresa.“ Bla, bla, bla… Ahora parece que está de moda eso del Feng Shui…!Qué burla!... Feng Shui en la casa, Feng Shui en el trabajo… ¡Me están volviendo loco!

Natalia: El Feng Shui ya ha llegado a tu empresa, eso significa que se están despertando conciencias!

Miguel: !El asunto es grave! Ese es un dinero que deberíamos invertir en otros proyectos más importantes. No puede ser que por ser la socia mayoritaria, se burle así de la empresa y de nuestros bonos. Un cuarto de hora estuvimos escuchando sobre la boca del dragón.

Rita: Bueno a los chinos les va muy bien… Ya casi han comprado medio mundo…

Miguel: (Mira a Rita con cara de reconcomio, como queriendo desaparecerla). ¡Sí, les va de maravilla, mejor que a nosotros por supuesto! ¡Siempre hay un pendejo!

Natalia: ¡No hables así Miguel…!Yo estoy más bien asombrada!

Miguel: ¡Disculpen! Pero me gustaría acostarme en el sofá para ver la Televisión. ¡Esta situación me tiene al borde!

Natalia: Hablar de la fuerza del dragón en frente de tantas personas, es todo un reto.

Miguel: !Esto no lo puedo soportar más! Mañana llamaré al presidente y lo citaré para una reunión informal, de hombre a hombre. Así podré aclararle los verdaderos intereses de la empresa.

Rita: (Incómoda) Bueno yo ya me tengo que ir… Los dejo. Gracias por los consejos querida amiga... Se te extraña mucho en el trabajo!... ¡Adiós Miguel!

Miguel: Adiós.

Natalia:  Espera… ¡Los libros!, llévate estos dos y me los traes de nuevo por favor. Ni se te ocurra prestárselos a nadie ¡Son mi tesoro!

Rita: Gracias amiga

(Rita sale de escena. Apagón).

Tercer Acto

Primer cuadro

(En la sala. Miguel tiene un cuaderno con notas y revisa unos papeles).

Miguel: ¿Qué día es hoy? ¿!Qué día!?...

Natalia: Deberías tomarlo con calma y estar más tranquilo, ahora no puedes hacer mucho.

Miguel: Después de hablar con el presidente, estaré más tranquilo.

Natalia: Deja el estrés eso no conduce a nada, lo que hace es debilitarte.

Miguel: ¡Tengo hambre Natalia! ¿Qué cenaremos está noche? Tengo tanta hambre que hasta me comería un caballo.

Natalia: El menú de hoy es arroz blanco con berenjena y coliflor. Son verduras de constitución „yin“, que nos aportará energía y vitalidad.

Miguel: Natalia ¡Mi amor!... No lo estarás diciendo en serio, tú sabes que no me gusta la berenjena y de preferir, prefiero comer espagueti que arroz (con dulzura), energía no necesito, lo que quiero es comer algo delicioso y relajarme. Qué tal unos espaguetis a la carbonara de entrada y como plato fuerte un filete de res… Eso es lo que necesito ahora… ¡Se me hace agua la boca!

Natalia: Por eso mismo ya cociné, para que no me cambies el menú... Durante años he estado pensado que el permitirte rechazar las „verduras“ no podía ser nada saludable.

Miguel: Yo como verduras, tú lo sabes Natalia ¡Pero la berenjena no me gusta mi amor!

Natalia: ¡Olvídalo Miguel! Ya cociné.

Miguel: Tú ganas, estoy cansado… He tenido una semana agobiante, ¡estoy fatigado!... Y si verduras es lo que hay… Entonces ¡Verdura! comeré, ya no tengo fuerzas para seguir discutiendo.

Natalia: ¡Es que no tenemos nada que discutir mi amorcito!

 

 

 

 

Segundo cuadro

(Miguel y Natalia quedan en escena. Miguel trata de encender la Televisión. Renata entra a escena).

Renata: Oye mamá ¿Qué has hecho en mi habitación? !Ya estoy cansada de que muevas todo de un lado para el otro ¿Me tiraste a la basura los afiches de Marilin Manson?

Natalia: Hija lo hago por tu bien y por el bien familiar, no es recomendable tener ese tipo de afiches…Ese cantante no me gusta para nada, lo que hace no es música, es ruido.

Renata: Si ya sé, de todas maneras me gustaría que respetases mis cosas… Mi música… Y sobre todo mis afiches. Ahora mismo voy a quitar ese cuadro de mariposa que has colgado en frente de mi cama.

Natalia: Hija, Como perra que eres, según el Feng Shui, tu encanto de la buena suerte „yin“ de luz de luna es la „mariposa”… Así que lo dejas donde lo coloqué, está es mi casa y aquí mando yo.

Renata: Es tú casa pero también es mi habitación... ¡Papá ayúdame!

Miguel: Bueno, este…Yo también mando aquí, Natalia… ¿Qué pasa con mi princesa?...

Renata: Mi mamá moviendo todo de un lado para el otro… Me tiró a la basura los afiches de Marilin Manson y puso un cuadro de mariposa. Quiero quitar ese cuadro horrendo y poner el afiche de mi cantante preferido.

Miguel: Sí Hija, te permito colgar el afiche del cantante que te gusta…

Natalia: No estoy de acuerdo, mientras vivas en este techo, se hace lo que yo diga. Yo soy un pilar fundamental en la casa, la que lleva el control de la limpieza y el orden… ¡Por el bien de todos!

Miguel: Ese afiche no es tan grave. Natalia Por favor ¡Déjale vivir a la niña su adolescencia!

Natalia: ¡Se hace lo que yo digo! Respeta mis decisiones por favor.

Miguel: Y lo que yo diga también debería respetarse. Como padre responsable de la educación y manutención de nuestros hijos, también tengo ese derecho. Es por eso que vuelvo a repetirte hija (se dirige a Renata) que tienes la autorización de dejar el afiche de tu cantante favorito y descolgar ese cuadro de mariposas que no te gusta princesa.

Natalia: ¡No me desautorices delante de la niña, Miguel!

Renata: ¡No soy ninguna niña mamá!

Miguel: ¡Es verdad!... Mi princesa ya es casi una señorita con vellos en las axilas... Renata ayer te he visto con esa camiseta y los vellos están un poco largos...

Renata: ¡Papá que desagradable!

Miguel: Hija era muy obvio.

Renata: Es que mamá todavía no ha hecho las compras y ha olvidado comprar las afeitadoras…

Natalia: ¡Nuestras hijas siguen siendo niñas, Miguel!

Renata:  ¡Ya mamá por favor!

Natalia: !Ya mamá!...!Nada de eso!... Y este papel que conseguí entre tus cosas qué es esto ¿A ver?

Renata: ¿Sobre qué? ¿De qué hablas?

Natalia: Top de los 5 rumores sobre Marilin Manson (Se saca el papel de los senos y lee) “Se extirpó las costillas para poder autofelarse. Durante un concierto arrojó un cachorro al público y dijo que no empezaría a tocar hasta que no mataran al pobre canino. Se sometió a una  peligrosa cirugía”....

Renata: Fue algo que bajé de Internet, en el colegio me han pedido la biografía de un cantante famoso y sus rumores para calificar la influencia mediática en figuras públicas. 

Natalia: ¿No pudiste conseguir otro mejorcito?

Miguel: Deja a la niña tranquila que haga lo que quiera, son fiebres de la edad.

Renata: !Papá! ¿No habías dicho antes que no era una niña?

Natalia: (Sentenciando) El cuadro se queda allí y punto ya hablé.

Tercer cuadro

(Entran a escena Mariana y Renato).

Mariana: (Cambiando de tema bruscamente) ¿Mamá, qué hay para cenar?

Natalia: Arroz blanco, Berenjena y coliflor, verduras de constitución „yin“, que nos aportará energía y vitalidad.

Erik: ¡Mamá sabes que no me gusta la berenjena!

Miguel: ¡Ni a mi tampoco!

Renata: ¡A mi no me gusta el coliflor!

Mariana: ¡A mi tampoco!

Natalia: A mi no me gusta ni la berenjena ni el coliflor, ustedes lo saben… Pero así empieza el cambio. Aquí se come lo que yo preparo y se acabo, cerrado el tema. (Muy seria. Dirigiéndose a Erik) ¿Cómo te fue en la exposición hijo?

Erik: No fue lo que esperaba, o mejor dicho, era de esperarse lo que pasó... El profesor es un déspota y mis compañeros unos buenos para nada, no pudieron abordar el tema con confianza… Yo me pongo muy nervioso cuando expongo, se me olvida la mitad de las cosas. No creo haber sacado una buena puntuación…

Miguel: ¡Hijo, eres muy exigente contigo mismo!... Debes tener más confianza en ti, eres un buen estudiante.

Natalia: Lo sabia, ustedes no me quieren hacer caso pero tenemos que quitar el sofá de ese rincón. Ese es el asiento del dragón, cada vez que se sientan allí se van tarde a la cama y eso produce desconfianza… ¡Así no van a rendir nunca en los estudios!... Voy a quitar ese sofá de allí.

Mariana: ¿Qué tiene que ver eso con lo que Erik está contando mamá?

Erik: Por mi puedes dejar el sofá en su sitio, yo siempre estudio en mi habitación.

Natalia: (Hace caso omiso al cometario de Erik) Como venía diciendo… Tenemos que quitar ese Sofá de aquí y colocarlo al otro extremo de la sala o mejor aún desaparecerlo… ¡Igual que ese Televisor!... Lo siento mucho por Miguel, quien es el que más Televisión ve en la casa. 

Miguel: El Sofá y la Televisión son sagrados para mi Natalina. Por favor…

Renata: ¡Sí, es verdad!

Erik: Si mamá por favor; termina ya. No compliques más la situación. El Televisor siempre ha estado en la sala… En los dormitorios no se puede tener la Televisión.

Natalia: No estoy hablando de cambiar el Televisor de lugar, estoy hablando de desaparecerlo… También tengo que poner cortinas más tupidas en esa ventana, para que la energía vital “qi” no salga a través de ella.

Miguel: ¡Todo menos la Televisión!

Natalia: ¡No te asustes! Es un proyecto a largo plazo.

Mariana: Mamá si pones cortinas tupidas no podremos abrir la ventana con facilidad y por allí entra el sol.

Natalia: Nos sentiremos más cómodos y calmados.

Renata: ¡Mamá creo que necesitas un psicólogo!

Erik: ¡Mamá esto es asfixiante!

Miguel: Natalia lo que necesita es un empleo…

Mariana: Papi lindo a ti es el que vamos a mandar al psicólogo…

Erik: Mamá necesita vacaciones.

Natalia: Yo necesito pocas cosas…¡Transformar la energía del departamento! Eso es lo que yo necesito…¡Quizá una casa nueva!... ¡Ay! Algo huele a quemado… Creo que se quema el arroz… ¡Ay por Dios!

Apagón o telón.

Cuarto Acto

(Están Natalia y Miguel en el sala. Natalia esta concentrada en una esquina del salón  haciendo respiraciones y recitando un mantra con las sílabas: *OM-AH-HUNG. Miguel está tratando de ver la Televisión).

Miguel: (Intenta llamar a Natalia, pero ella no responde.) ¡Natalia!... ¡Por favor Natalia ... (Finalmente gritando) ¡Natalia!

Natalia: ¿Qué te pasa Miguel? No puedo concentrarme así.

Miguel: El que no puede concentrarse soy yo, no escucho la Televisión. ¿Será que te puedes ir a nuestro dormitorio?

Natalia: Qué estresado estás mi ratita amorosa.

Miguel: ¿Ratita amorosa?

Natalia: Sí, porque eres una rata.

Miguel: ¡Más respeto eh...! Yo no te he faltado el respeto.

Natalia: Ese es tu signo animal según el zodiaco chino.

Miguel: (Respira profundo) ¡Ya veo!... Por ahí viene la cosa.

Natalia: (Coqueta y amorosa se va acercando a él con seducción) El trabajo te causa mucho estrés, ¿verdad?...

Miguel: (Se va alegrando) ¡Estoy estresado, es cierto!

Natalia: Lo sé, te he estado observando todos estos días… Quiero Ayudarte a salir de esto mi ratita amorosa.

Miguel: (Poniéndose cariñoso) Si cambias la palabra “rata” por tigre, león… ¡Osito hambriento! (Emocionado y con picardía) !Todo esto se puede solucionar si tomamos juntitos una ducha… Los dos debajo de la regadera… ¡Entremos en calor!... Búscame una cervecita mi amorcito…

Natalia: (Se coloca detrás de su espalda y comienza a darle unos masajes. Miguel se va relajando) ¡Mi ratita amorosa!... Eso de la ducha es algo muy superficial… ¿No crees?... ¡Frívolo! Lamentablemente eso no es una solución… El estrés se debe trabajar desde lo más profundo… Habría que descubri su naturaleza, de dónde se origina todo... Lo que realmente necesitas es…(Levantando los brazos y en estado de éxtasis) Respirar como uno de los espíritus protectores… „La tortuga negra“ Lenta y profundamente. Maestros del Feng Shui dicen estar más relajados y vivir más tiempo con este tipo de respiración.

Miguel: (Totalmente decepcionado) ¡Lo que me faltaba!... Yo con ganas de disfrutar contigo bajo la ducha, ¡una noche tú y yo!… Y lo que me dices es que me ponga a respirar como „la tortuga negra“ ¡Qué decepción!

Natalia: ¡Observa los animales!... Un perro respira rápidamente y vive un promedio de 10 a 14 años, pero una tortuga lo hace lentamente, sólo una vez cada 5 minutos, en ciertos casos… Y algunas viven hasta 150 años.

Miguel: (Ríe irónicamente) Hasta los 150 años no me gustaría llegar.

 

Natalia: Por lo menos que vivas hasta los 100.

 

Miguel: Vivir… !Eso es lo que quiero, Natalia!... !Vivir! ¡Simplemente eso!... Pienso que lo mejor será separarnos un tiempo, veo que necesitas espacio para ti y tu nueva distracción. No estoy en tu vida de forma consiente… No quiero interferir en el nuevo cosmos que has creado… ¡Yo también necesito tiempo para adaptarme o para irme!… Te amo y te respeto, por eso prefiero alejarme, darnos un tiempo, necesito descansar...Quiero irme unos días donde mi madre.

Natalia: ¡Por favor no exageres!... Ven, siéntanle conmigo a meditar. La meditación en pareja es maravillosa. La base para visualizar objetivos comunes…Tu energía y la mía en un solo pensamiento.

Miguel: Natalia sé que escuchaste lo que dije, y no voy a repetirlo. Mañana paso el fin de semana en casa de mi madre.

Natalia: Tu energía y la mía en un solo pensamiento ¡Probemos!

 

(Apagón o telón).

Quinto Acto:

(Mariana y Natalia están en la sala. Natalia esta sentada en el sofá limpiando y observando la figura de un yin- yang o cualquier otro elemento del Feng Shui. Mariana esta barriendo o ayudando en la limpieza).

Mariana: ¿Mamá qué te pasa?

Natalia: Estoy triste, no me siento nada bien.

Mariana: ¿Por qué? ¿ Pasó algo grave?

Natalia: Rita me llamó diciendo que se ha comprado un gato…

Mariana: ¿Un gato?

Natalia: Y ese gato ha conseguido una rata en la casa…

Mariana: ¡Una rata! ¡Qué desagradable!... Pero es una buena noticia, ¡las ratas son asquerosas!

Natalia: Pensábamos que era otra cosa.

Mariana: ¿Qué cosa?

Natalia: Un fantasma.

Mariana: (Ríe) ¡Qué ocurrencia!... ¿Por eso estás tan desanimada? ¿Querías que fuese un fantasma?

Natalia: Está mañana se me cayó el espejo de mi baño... Lo quería cambiar de posición y se me ha resbalado de las manos. El Feng Shui dice que trae mala suerte. Le expliqué a tu papá lo que había pasado antes de que saliera de casa.  Le advertí que definitivamente teníamos que mudarnos, lo antes posible para que los 7 años de mala suerte no cayeran en nuestros hombros.

Mariana: La abuela también decía que al romperse un espejo caen 7 años de mala suerte.

Natalia: ¡A tu abuela nunca le creí!... Siempre pensé que eran supersticiones.

Mariana: Son sólo supersticiones mami... No creo que una persona pueda llegar a tener tantos años de mala suerte.

Natalia: Lo peor de todo es que tu papá se ha ido de la casa está mañana… Me dijo que no estaba en mi vida de forma consiente... Que no quería interferir en el nuevo cosmos que he creado... Así que se ha ido a casa de tu abuela.

Mariana: ¡Tranquila! ¡Mi papá vendrá pronto!... No creo que esté lejos de casa por mucho tiempo… ¡Todavía te ama, de eso estoy segura!

Natalia: Tengo miedo... A tu padre lo noté bien sincero cuando lo dijo… Y salió de casa esta mañana muy sereno ¡Eso no me gustó para nada!... ¡Ah! Mi pobre ratita amorosa… Tiene tantos problemas en el trabajo…

Mariana: (Ríe) ¿Mi ratita amorosa?

Natalia: Ese es su signo animal según el zodiaco chino... ¡No es para reírse Mariana! Estoy preocupada. La relación entre tu padre y yo está cambiando…No coincidimos en nada.

Mariana: No es para menos. Sabes como es papá, paciente, tranquilo… Y de un tiempo para acá lo has atormentado mucho con eso de mudarnos… Cambiar esto, aquello…

Natalia: Ayer fue nuestro último día en el curso de Feng Shui… El Básico 1, funcional y al instante para hogares y habitaciones felices ¡Qué ironía!, ¿no?... Fíjate que el curso duró dos semanas… Hasta me dieron un certificado de asistencia… Consta de muchos niveles y varios temas.

Mariana: !Qué bueno mami!

Natalia: Quedan todavía muchos por hacer ¡Claro!

Mariana: ¿Y cuántos son?

Natalia: ¡Casi indefinidos! No sé decirte... Es una práctica que nunca termina, su conocimiento es muy extenso.

Mariana: Ok…

Natalia: ¿Te conté que hoy fue nuestro último día de seminario?... El reconocido maestro „Tuō Mǎ sī“ terminó por contarnos una anécdota que me ha dejado pensativa.

Mariana: !Cuenta!...

Natalia: „Había una vez un gran maestro que vivía en una montaña desierta, bien alejada de la civilización. Un forastero admirador y seguidor del gran maestro quería encontrarlo para preguntarle la perfecta disposición y ubicación de su nuevo hogar…  Tras muchos días de camino el forastero se vio sin nada de beber, pero a duras penas logró llegar a la casa del gran maestro; casi muerto de la sed y deshidratado. Lo primero que pidió fue un vaso de agua y el maestro se la dio con un poco de basurilla dentro. El forastero se preguntó por qué el maestro le había dado ese vaso de agua con basurilla; pero no era tiempo para preguntas, así que comenzó a soplar la dichosa basurilla y a sorbos logró tomarse el vaso de agua.

 Mariana: ¿Y cuál es el sentido de la basurilla en el agua?

Natalia: No hubiese sido saludable que en estado de deshidratación, el forastero se tomase todo el vaso de agua tan rápidamente… !Es por eso que el gran maestro coloca un poco de basurilla dentro del agua!… Las cosas en la vida debemos tomarlas con calma, aceptarlas como vienen, para no hacernos daño.

Mariana: Tienes razón mami... ¡Es una linda anécdota!

Natalia: Pero la historia no termina allí. El forastero le pidió al gran maestro que lo asesorará en la disposición de su nueva casa, le enseñó los planos y le pidió sus consejos. El gran maestro le indicó todas las orientaciones falsas… Las menos apropiadas según la guía del Feng Shui. Aquel hombre sin saberlo y totalmente confiado; edificó su casa como él se lo había indicado. (Pausa, reflexión).

Mariana: ¿Y qué pasó luego? ¿Funciono o no?

Natalia: A pesar de la errada información del gran maestro, aquel forastero llegó a ser un hombre de éxito y muy próspero en todos los aspectos de su vida.

Mariana: Pero todo es contradictorio, en relación a lo que hemos vivido todos estos días.

Natalia: ¡Creer!... Eso es… Tener fe y confiar en lo que haces ¡Allí está el enigma! Ningún conocimiento de Feng Shui y ningún espiritista tendría el poder que tenemos cada uno de nosotros… El maestro „Tuō Mǎ sī“ nos dijo que el Feng Shui no serviría de nada si no creemos en lo que hacemos, sino creemos en lo que somos y si no estamos realmente felices con lo que tenemos. Sin esa filosofía  nunca alcanzaremos el estado de armonía o prosperidad que tanto deseamos.

Mariana: ¿Tendríamos entonces que creer todos en esa disciplina? Eso es lo que quieres decir… ¿Tendríamos que estar todos obligados a creer en el Feng Shui?

Natalia: No hija… ¡Ya entendí! yo no puedo obligarlos a ustedes a creer en algo que no conocen y que a veces ni yo misma me creo...

Mariana: ¿Y eso es bueno o malo?

Natalia: Nada es bueno o malo, todo está en nuestros corazones, en nuestra fe y capacidad de aceptación…Si no estamos realmente felices con lo que tenemos nunca seremos felices con nada. De nada me servirán entonces las 8 hornillas de la estufa.

Mariana: Yo creo que somos una familia con buena onda.

Natalia: ¡Claro que sí!... Y estoy segura de que ustedes son los personas que más amo en este mundo.

Mariana: Yo pienso que no deberías de dejar de asistir a los cursos. Siempre se aprende algo, ¿no?

Natalia: No los he escuchado en estos últimas días, a ustedes, mi familia… ¡Me siento un poco egoísta!

Mariana: Todavía tienes tiempo para eso.

Natalia: Ahora es que estoy a tiempo para poner en práctica mis verdaderos conocimientos del Feng Shui.. De la numerología, cabala, ¿qué más?…

Mariana: Cristianismo…Hinduismo (Ríen. Suena el teléfono) ¡Todos los caminos conducen a!...

Natalia: (Pausa) ¿Miguel?... No, discúlpame tú a mi. ¡Claro!, sí…. Aquí dejaste el maletín…Escúchame Osito hambriento, ese animalito me gusta más para ti… (Pausa) Aprovechemos este sábado soleado y vente ya para la casa… Trae a tu madre porque voy a preparar unos espaguetis  a la carbonara… Voy saliendo a la carnicería por el plato fuerte… ¡Quiero hacer una rica cena en familia!… ¡Es en serio! ¡Por supuesto!... Sí, Aquí te espero… ¡Ah! Las cervezas las pongo en el congelador, a lo que llegues te puedes tomar una bien friíta… (Pausa) Hasta más tarde mi gran amor… Te extraño… Sí, y yo a ti.

Mariana: (Ríe) ¡Papi es bien comprensivo!

Natalia: Eso es muy característico de las ratas, no son rencorosas. Nada que ver con los osos.

Mariana: Ay mami, tú y tus conclusiones…

Natalia: Estoy poniendo a prueba los conocimientos del zodíaco chino.

 Mariana: Mami un secreto... ¿Podría quedarme con el cuadro de mariposas que está en la habitación de Renata, te quería decir que me gusta mucho... Creo que en mi habitación quedaría mejor, sabes que me encantan las mariposas...

Natalia: Sí hija, ve por él… ¡Ah! Y tráeme por favor el antiguo, el nuevo testamento y la Biblia que están en el sótano, los voy a colocar aquí en la biblioteca.

Mariana: (La ve con cara extrañada) Mami no me digas que ahora te va a dar por leer la Biblia.

Natalia: Si lo hago no tiene nada de malo, ¿no?… Una vez la empecé a leer, más allá de las clases de religión, pero después la abandoné al poco tiempo… ¡Además hija!… ¿Te recuerdas de los testigos de Jehová que tocaron a la puerta la semana pasada?... Con ellos me quedé hablando un buen rato…  ¡Me quedaron algunas dudas!... Seguramente tocan a la puerta la semana siguiente. 

Mariana: ¿Los testigos de Jehová?

Natalia: Sí, los Testigos de Jehová… Además el Feng Shui dice que…

Mariana: Mami tienes que salir ahora a la carnicería son casi las 12 del mediodía la van a cerrar. 

Natalia: ¡Tienes razón, voy por eso!

Se cierra el telón

Fin de “El Feng Shui dice”